Hola.  Me llamo Tania.

Bueno.  Aquí me encuentro hoy. Lista para compartir mi camino contigo. Sé lo difícil que puede ser romper el hielo pero hay ocasiones en donde nos tenemos que lanzarnos sin pensarlo dos veces.  Hay que tirarse de pecho como dicen en Puerto Rico.

Viajar siempre ha alimentado mi imaginación. Desde los viajes planificados hasta los road trips improvisados ​​para visitar lugares conocidos como descubrir nuevos destinos. Existen lugares con los que sueño visitar, he solo he conocido mediante la lectura o estudiado en las clases de historia. Hoy día el viajar ha adquirido más importancia en mi vida porque hay demasiados lugares que todavía tengo por visitar.

Por un sinnúmero de razones, no le dí la importancia suficiente a mi vida poniendo tantas cosas primero. He dedicado tanto tiempo y esfuerzo al trabajo para asegurar un mañana que los años han pasado en vano.  Recientemente tuve un reality check que me permitió confirmar que la vida es demasiado corta y nunca debes dejar por sentado el mañana. Mis prioridades cambiaron completamente y estoy agradecida de llegar a esta conclusión.

Estoy feliz por haber aprendido esta lección a tiempo porque tengo la oportunidad de comenzar a disfrutar mi vida plenamente. He decidido disfrutar el presente y nutrir mi curiosidad.  Voy a vivir en cuerpo y alma cada día a plenitud buscando alcanzar los objetivos y sueños que fueron continuamente retrasados ​​año tras año. A lo carpe diem. Nunca es tarde tomar un paso tan importante cuando es para uno.

Vamos a darle rewind al cassette antes de continuar. Permítanme darles algunos datos para que puedan conocerme y entender mejor de dónde vengo. Soy un alma del Caribe. Más que bendecida con la suerte de haber florecido en un paraíso tropical donde aprendí a nadar al mismo tiempo que aprendí a caminar, tal vez incluso antes. Crecí en el trópico, una isla mágica en el Caribe conocida como Puerto Rico.  Soy la primera en admitir que dí por sentado todas las impresionantes playas, puestas de sol y los paisajes diversos que la isla tiene para ofrecer. Playas de bandera azul a un corto road trip de distancia, una hermosa selva tropical y numerosas pequeñas islas a su alrededor. Tienes que entender que Puerto Rico es una isla de sólo 100 por 35 millas pero con una fauna inigualable.  Extraño estar rodeada de brisas tropicales con playas impresionantes, el cantar del Coquí y el bosque tropical pero siempre la llevo conmigo conmigo.

Lo dejé todo atrás. Familia, amigos, el calor del trópico.  En fin todo lo conocido para perseguir una oportunidad que me encontró cuando no la había buscado.  No acostumbro a quedarme con la duda de intentar algo. Prefiero intentarlo y ver que sucede.  Si me va bien, chévere. Si no, pues lo intenté y aprendo de esa experiencia.  Así fue como acepte me lancé a una aventura para ver a dónde me podría llevar esta oportunidad. Lo único que podía perder era no saber lo que vendría de esto. ¿Fue duro? Completamente. Sumergirse en otro país, su cultura, el medio ambiente, el clima es algo que muchos nunca entenderán. No puedo conducir a la playa en un hermoso día, encontrar agua fresca de coco y mariscos frescos para satisfacer mis antojos o ir a la casa de mi familia. Algunos días son más difíciles que otros pero tengo que bregar con eso. No me queda de otra. Como les comenté, no colecciono “what if”.

Jamás pensé que estaría viviendo aquí en el sur de los Estados Unidos. Nunca me cruzó por la mente.  En serio. Primero que nada aquí no hay playas cercas. Si me hubieras dicho hace 5 años que estaría viviendo en Nashville probablemente me hubiese reído en tu cara. Hoy por hoy le he encontrado un cariño especial a esta ciudad. No tardó mucho en que Nashville me enamorara.  Desde el famoso encanto del sur, la amabilidad de las personas y el clima es asombroso.  El otoño es una época preciosa que no se puede describir y las fotos no le hacen justicia.  Tienes que ver la variedad de colores en persona.  Esta oportunidad me ha permitido aprender, crecer y experimentar la vida desde otra perspectiva. La vida te lleva por caminos inesperados cuando te aventuras a explorar un camino diferente.  Hay veces que el camino menos pensado es el que más conviene.

Ya llevo casi 2 años y todavía no soy amante de la música country.  Nunca me gustado pero la diversidad de música que ofrece la ciudad que es fácil encontrar lo que te gusta.  Incluso hay un muchacho que toca reggaeton desde su carrito de hot dog en downtown. ¿Quien se iba a imaginar eso?  Yo no. Las razones de porque me fascina Nashville componen una lista larga que cada día crece más pero todo se suma a una razón principal.  He aprendido que solo puedes florecer y crecer como ser humano cuando sales de tu zona de confort.  No me arrepiento de tomar esta oportunidad por las riendas. Puedo ser la versión pálida de la chica que creció en una isla, pero una cosa no ha cambiado. Mi sentido de la aventura. Me esforzaré por fomentar la curiosidad por mi entorno abrazando el presente. También aprovecharé la tecnología para pasar tiempo con mi familia. ¡Ultra agradecida por Facetime!

Mis prioridades han cambiado y estoy agradecida de llegar a esta conclusión.

¡Acompañame!  #CUinNashville

0

Leave a Reply